La presencia de las papeleras en el equipamiento urbano constituye el más claro ejemplo de  integración de acciones orientadas a la consecución del menor impacto ambiental posible en las ciudad: están concebidas para reducir la contaminación y poder aprovechar parte de su contenido mediante procesos de reutilización o reciclaje, fomentan la colaboración ciudadana en la limpieza urbana y, por último, suelen estar diseñadas y construidas bajo criterios y materiales de reciclado.



Equipamiento urbano: Papeleras ecológicas

 
   La realización de elementos del equipamiento urbano a base de materiales reciclados o reciclables es un buen primer paso para la disminución del impacto ambiental.
  Recientemente están fabricándose nuevos modelos de papeleras ecológicas a partir de un material cien por cien vegetal y absolutamente renovable como un tipo de polietileno derivado de la caña de zúcar.
  Sin desmerecer las prestaciones y funcionalidades de los modelos tradicionales elaborados a partir de compuestos plásticos derivados del petróleo, las características de los materiales de estas papeleras permiten una reducción de emisiones de dióxido de carbono a la atmósfera superior a un 80% durante su proceso de fabricación.
 

Equpamiento ciudadano: Mentalidades ecológicas

 
Al hablar de equipamiento ciudadano nos referimos a la actitud demostrada por cada habitante de la ciudad. En este sentido, una mentalidad ecológica personal se caracteriza por el grado de concienciación individual que somos capaces de asumir en nuestra relación diaria con el entorno urbano.
Más allá de la simple preservación de la limpieza e imagen de la nuestra ciudad, cada vez que somos capaces de arrojar un residuo a cualquier papelera de las muchas que componen el equipamiento urbano, una mentalidad ecológica se congratula de poder satisfacer las necesidades de la generación presente sin comprometer la capacidad de satisfacción de las generaciones futuras.
 

Aprender principios desde el principio

 
El proceso que lleva a realizar de forma automática un acto tan sencillo como el de tirar un papel a una pepelera es, sin embargo, tremendamente complicado.
 La educación ambiental, el aprendizaje mediante el cual terminamos comprendiendo las relaciones de interdependencia con nuestro entorno, es un camino largo que debe comenzar cuánto antes. 
  Todos los ámbitos en que el desarrollo del niño se desenvuelve, el familiar, el escolar, el de la sociedad que le rodea, deben fortalecer desde el principio actitudes de valoración y respeto por el medio ambiente empezando por el de la propia ciudad en que vive.
  Como toda ayuda es poca, Forjas Estilo Español aporta su granito de arena con la Papelera Limpy, papelera separadora infantil en atractivos colores y barniz antigrafiti, muy adecuada para educar a los niños en el reciclaje.